CRÍTICA Star Wars: Episodio VII. Los claroscuros de la Fuerza

Los senderos de la fuerza como todo lo que nos rodea, tiene sus lados luminosos y sus rostros más tenebrosos. Algo parecido nos ha ocurrido tras ver el nuevo episodio de la saga en su nueva andadura, puesta en marcha por Disney y JJ Abrams.

Antes de continuar con nuestra valoración, avisamos que este artículo contiene algunos SPOILERS.

Como ya hemos mencionado, nos vamos de la sala con sentimientos enfrentados y creyendo bajo nuestra humilde opinión, que la nueva película de la saga la caracterizan una serie de claroscuros que nos dejan con una sensación agridulce.

La dirección y producción de la película quizá sea el punto fuerte de todo lo que hemos visto. Esta nueva película huye de todo lo que se pudo hacer en la trilogía moderna y vuelve a los decorados reales, los disfraces y los efectos físicos en cierta medida. Esto, añadido al ligero rediseño de los elementos clásicos, Abrams consigue recuperar la esencia de lo que fue la película original y nos hace sentir que realmente estamos frente a una digna secuela.

Con todo con esto, vemos algo que rodea a toda la secuela, el director arriesga poco pero consigue introducir nuevos elementos, armas, naves y personajes muy bien insertados, mimetizados a la perfección con los elementos clásicos.

Otro punto fuerte es el ritmo de la película, donde nos llevan de un lugar a otro a una velocidad frenética, haciendo la película divertida y muy entretenida. Algo que no ha gustado ya tanto, es el inicio de ella, con diálogos un tanto ligeros, superficiales y un exceso de humor marca Disney que por suerte se va evaporando una vez nos introducimos en el climax de la película a mitad de ella.

El episodio VII, supone la continuación a lo sucedido en el episodio VI y no podía faltar el protagonismo de los personajes más clásicos. Algo que consigue retrotraernos a las películas originales y sirven de nexo entre las antiguas películas y la nueva generación que nos espera a partir de ahora. Sin embargo, esto hace que Han Solo, la Princesa Leia o Chewbacca acaparen gran parte de la atención y que los nuevos personajes pierdan cierto protagonismo o desarrollo.

Tenemos tres protagonistas Rey, Finn  y Poe. Tres grandes personajes principales que recogen cada uno la esencia de otros personajes que ha tenido la saga, pero con un toque muy personal cada uno. Quizá el personaje que mejor se desarrolla es Finn. Rey, es un personaje con mucho que decir pero que han querido mantener el misterio y nos faltará saber más de ella más adelante. A un nivel mayor, nos ocurre lo mismo con Poe, personaje que aparece muy poco durante la película pero que apunta maneras.

También destacan Maz Kanata y Unkar Plutt, personajes secundarios digitales perfectamente empleados, gracias en parte, a las interpretaciones de Simon Pegg y Lupita Myong’o  que se añaden a la amplia galería de la saga.

Por otro lado sus villanos, a nuestro parecer el peor punto de la película. Tenemos al General Hux, un joven chillón que no nos cuadra mucho, y más si echamos la vista atrás y nos da por compararlo con lo que hizo Peter Cushing en un papel similar, le resta puntos además aquella escena hitleriana que nos saca un poco de la película. Andy Serkins quizá sea el mejor con ese extraño líder supremo que tiene mucho que contarnos en futuras películas. Lo mismo ocurre con la capitana Phasma, que aspira ser un gran personaje, pero que en esté episodio, su papel no queda claro y le falta desarrollo.

El peor, Kylo Ren. No por el personaje en sí, sino por el tratamiento e interpretación del mismo llevada a cabo por Adam Driver. El personaje al principio llama mucho la atención hasta el momento en el que se revela su muy acelerado origen y más en el momento que desvela su máscara, donde el personaje pierde fuerza además que personalmente no nos pega nada. También desencanta su trasfondo, un villano demasiado débil, aspirando a ser un Darth Vader que enseguida muestra un sin fin de debilidades y traumas.

Con todo, el verdadero protagonista de la película ha sido lo que nos temíamos, el fanservice.

Han conseguido hacer una película espectacular, divertida, pero ligera y floja donde la cantidad de recursos empleados ya lo hemos visto en el resto de películas y más concretamente en el episodio IV.

Han conseguido maravillarnos trayéndonos de vuelta a Luke, el Halcón Milenario, a R2D2 y tantas otras cosas que a más de uno le habrá dado un vuelco el corazón en más de una ocasión.

Pero son tantos los homenajes y elementos que han cogido de las otras películas; la presentación de Kylo, BB-8 vagando por el desierto, el aspecto de Jakku. el origen de Rey, la nueva cantina, una nueva Estrella de la Muerte y un largo etc, que nos hacen retrotraernos a la trilogía original, pero que nos da una sensación de popurrillo o remake actualizado del episodio VII.

Y entre tanto que pensar, nos paramos a escuchar y nos preguntamos ¿Que te ha sucedido John?.

John Williams, no se hace presente en esta saga, quizá por el empleo de su música por parte de JJ o por el propio compositor que se limita a recomponer sus viejas partituras. Quizá fuese que el maestro nos tenía mal acostumbrados, pero bien todos esperábamos algo nuevo que de verdad impactará como logró hacer en la trilogía moderna.

En definitiva, nos vamos con la sensación de haber visto algo de calidad y espectacular pero que por ahora, no aporta mucho a la saga y con la sensación de no ver nada nuevo. Solo nos queda tener una “nueva esperanza” de ver la evolución de la trama, un desarrollo más profundo de sus nuevos personajes y esperemos que todo acabe tomando una nueva dirección.

Alfredo Matarranz

5 Comentarios “CRÍTICA Star Wars: Episodio VII. Los claroscuros de la Fuerza

  1. Excelente reseña/crítica de la película. Comparto muchos de los puntos que mencionas. Creo que has sido bastante justo y equilibrado, pues has tomado en cuenta casi todos los aspectos en la película.
    Opino lo mismo que tú con respecto a la banda sonora, la sentí muy floja.
    Kylo no me gustó nada, el actor y su interpretación era bastante mejorable y creo que es el único actor que no me convenció comparándolo con el resto del elenco.
    En su conjunto es una gran película, pero posiblemente sobrevalorada por los fanáticos acérrimos. Es una película de transición, un puente que cierra y deja atrás parte de las dos antiguas trilogías y le da la entrada a nuevas historias y conflictos.
    Un abrazo, Alfredo. Saludos =)

  2. Subrayo lo escrito en el artículo, se parece demasiado al episodio IV, no aporta nada nuevo. Kylo Ren no convence como villano y la mano de Disney se nota en los diálogos, en el trío protagonista: Finn, Rey y Poe y en la rebaja de la violencia en la película. No me ha decepcionado porque mi nivel de expectativa era La amenaza fantasma, tampoco me ha sorprendido pero sí me ha resultado entretenida aunque si hubiese durado algo menos de dos horas lo habría agradecido.

  3. Totalmente de acuerdo con tu crítica, muy acertada desde mi punto de vista. Floja en lo que se refiere a la trama principal y le falta desarrollo a muchos de los personajes.

  4. He disfrutado tanto que no me he puesto a analizar nada en profundidad. Si que queda un poso de…esto ya lo he visto, pero me he sentido viendo el episodio 4 en cine y me ha encantado.
    Pero hay una cosa, que no es culpa de la peli, que si que me ha chirriado, el pésimo doblaje.

  5. Defintiivamente a mí me ha parecido un buen trabajo. Sobre la película, Star Wars: El Despertar de la Fuerza, es una historia situada 30 años después de la caída del Imperio Galáctico derrotado por la alianza rebelde. En esta entrega, la esperanza para vencer la nueva amenaza .(La Primera Orden, surgida de las cenizas del Antiguo Imperio controlado por Lord Vader) es un pequeño droide, bb-8, cuya misión es encontrar a la Nueva Alianza Rebelde

Deja un comentario