NOTICIA Wolverine: The Long Night devuelve el misterio a Logan

wolverine

‘Wolverine: The Long Night’ es el podcast guionizado presentado por Marvel y Stitcher, en el que, a través de una serie de episodios, seremos testigos del misterio que lleva a dos agentes del gobierno a la ficticia Burns, en Alaska, supuestamente en busca de un asesino en serie.

Lo que encontrarán es una ciudad cargada de secretos y corrupción, y plagada no solo por las muertes, algunas de las cuales el sheriff le atribuye a un oso pardo, sino también por la creciente presencia del culto Aurora, y los niños salvajes locales conocidos como Strawberry Kids. En algún lugar cercano al centro de todo se encuentra Logan, quien intentó, sin éxito, retirarse de la sociedad.

Los guiones corren a cargo de Benjamin Percy, y para las voces cuenta con la ayuda de un impresionante elenco, entre los que se incluye Richard Armitage como Logan y Scott Adsit como el Sheriff Ridge.

Así, ‘The Long Night’ nos presenta a un Wolverine refrescante y enigmático que es tan extraño para sí mismo como lo es para la gente de Burns. En el transcurso de la serie, Logan recordará destellos de recuerdos -de una guerra, de un traje amarillo, de Japón, del nombre “Wolverine”- pero el rompecabezas de su pasado está incompleto, como lo fue en las primeras décadas de la historia de su cómic.

La serie, ligeramente salpicada de referencias que agradarán a los fans más veteranos, no requiere de un conocimiento enciclopédico de los 44 años de historia de Wolverine; sino que nos reintroduce al personaje desde fuera, mediante declaraciones de testigos, notas y mensajes telefónicos recuperados. De esa manera, los oyentes se sumergen en el mito de Logan de una forma totalmente nueva y diferente.

Con una temporada de diez episodios, disponible de forma exclusiva en Stitcher Premium, ‘Wolverine: The Long Night’ se lanzará en septiembre en todas las plataformas de podcasts.

Sobre Angel Algar

Nacido durante la crisis de Naranjito, aprendí a leer gracias a los Mortadelos de antes de ir a dormir. De ahí mi romance con las historietas y los cómics. Después llegó la adolescencia y con ella la autolimitación de leer sólo Manga. Más tarde y, una vez pasada la edad del pavo y tras haber probado suerte como actorcillo de cortometrajes y escritor de guiones e intentos de novela, recientemente me reconcilio con el comic del que ahora disfruto plenamente sin limitación alguna de género u origen.

Deja un comentario