RESEÑA Animal, de Colo

animal

Es seguro afirmar que al menos una vez, todo ser humano provisto de cierta sensibilidad e inteligencia ha sentido el cansancio, el hastío de pertenecer a la raza humana. Yo no me identifico con esto, no entiendo a mis semejantes,  no reconozco este mundo en el que  me ha tocado vivir, etc. ¿Quién no ha querido al menos una vez cargar con las responsabilidades a las que tiene que hacer frente un animal y gozar de su libertad?

El cómic es mayormente un medio de entretenimiento, y eso no es algo malo, al contrario, es maravilloso, pero luego están esas obras raras y escasas, las que marcan la diferencia. No vas a ver como el gran público se lanza ávidamente a adquirir este tipo de productos, ni vas a encontrar una amplia cobertura de ellas en los medios de comunicación, pero si vas a ver cómo te remueven por dentro, cómo te hacen pensar y te hacen replantearte muchas cosas. En definitiva, igual que en una experiencia cercana a la muerte, cómo te cambian como persona.

Colo nos presenta en su nuevo y apasionante relato a un hombre cansado, aburrido de la raza humana y sus inherentes desviaciones. Nos presenta a un protagonista que no tiene voz propia (serán otros los que se encarguen de definírselo al lector), pero que no podría hablar más alto ni más claro ni resultar más conmovedor ni magnífico. Un personaje que en su supuesta inhumanidad irónicamente resulta ser más humano que muchos de los que se definen dentro de dicha raza. Un género que nos queda grande.

La obra no sorprende en cuanto a estructura, tiene un inalterable esquema de narración-falso documental-narración-falso documental, pero no es el objetivo del autor sorprender al lector más allá de su original premisa. Lo que Animal consigue es enriquecer la mente y el espíritu. Hacernos parar un momento y reflexionar sobre si tendría sentido vivir en un mundo que no comprendemos, y viceversa. Sobre si estamos obligados a acatar unas leyes y a formar parte de una sociedad que nos son completamente ajenos.

Animal tiene el poder de persuasión y el calado de las grandes obras de arte, ya estén pensadas para ser escuchadas, vistas o leídas. A través de unos personajes verídicos, unos diálogos trabajados y naturales y una ciudad, la de Madrid, que respira, el lector obtiene de este cómic lecciones que son de vital importancia y de carácter universal, además de leer una obra que enchancha y atrapa con su narrativa.

El arte de Colo, como no podía ser de otra manera, también es muy especial y reconocible. Basta con ver un dibujo suyo para reconocer la mano del madrileño y sus inconfundibles expresiones. Mantiene un estilo en la línea de su anterior y también notable trabajo “Hoy es un buen día para morir”, aunque no tan oscuro. Continúan esos coloreados con acuarelas, y esa facilidad para ambientar y dar calidez  a la acción.

Sobre Sergio Hache

(Madrid, 1993) mis aficiones (el cine y el cómic) me traen por la calle de la amargura. Cuando tengo tiempo estudio para ser actor en la escuela Metrópolis y publico en @movics_review, la peor cuenta sobre frikadas que podéis encontrar en Instagram. También soy mucho de merendar fuerte.

Deja un comentario