RESEÑA El invierno del dibujante, de Paco Roca

Cuando hablamos del término novela gráfica estamos abarcando un concepto amplio, ya que puede referirse a un formato de publicación o también a un género muy específico dentro de lo que es el mundo de la historieta y el cómic.

Si nos vamos a esa segunda definición, y por novela gráfica entendemos una historia bien construida, con distintos tiempos narrativos, con hechos objetivos en cuanto a que son demostrables, bien narrada, con personajes bien desarrollados los cuales resultan creíbles tanto por como se conciben como por el escenario en el que se mueven, podemos decir que esta obra de Paco Roca, “El invierno del dibujante”, es un título que sin duda alguna se ciñe completamente al concepto puro de novela gráfica.

Revista Tio VivoEl invierno del dibujante es una obra que tiene un fin muy concreto, muy directa, y este no es otro que reflejar las condiciones de trabajo de los dibujantes en la España de finales de los años 50. Una vez pasada la inmediata postguerra, en España hay una industria del tebeo muy potente, siendo los tebeos una de las pocas válvulas de escape que tiene la gente para evadirse de la triste realidad que les rodea.

Aquí vamos a ver como funciona una editorial, en este caso, Bruguera, en que condiciones trabajan los dibujantes y como son las relaciones personales entre ellos. Para esto, Paco Roca crea un marco muy realista, ya  que elige un acontecimiento real, importantísimo en la España de aquel momento, que no es otro que la marcha de cinco de los dibujantes más importantes de la editorial para crear su propia revista y ser dueños al cien por cien de su trabajo.

Los dibujantes fueron Escobar, Cifré, Peñarroya, Conti y Giner, y la revista, la famosa Tio Vivo.

La obra se caracteriza por tres cosas, una, por los tiempos narrativos, ya que no es lineal, va dando saltos entre dos años, cosa que obliga al lector a hacer un esfuerzo e ir juntando las piezas a medida que avanza.

La segunda característica es la consistencia de los personajes y los múltiples detalles que veremos tanto en los diálogos como en las viñetas y la tercera, la reflexión a la que invita al lector, puesto que las cosas lejos de ser blancas o negras, a veces son grises y tanto los hechos como algunos de los personajes están repletos de matices, con lo que una relectura posterior nos puede hacer ver muchos detalles que de golpe se nos escapan.

Invierno dibujante Escobar

La obra se divide en varios capítulos y comienza con cinco personajes que vuelven a trabajar para la editorial, después de una aventura en solitario que no ha salido bien.

La revista Tío Vivo no sale tan rentable como se pensaba, en parte por que la editorial era dueña de los personajes, y  Escobar o Peñarroya no pueden usar a Zipi y Zape o Gordito Relleno para su nueva revista, por poner un ejemplo, y  en parte por que la salida de la revista ha sido boicoteada por el gigante empresarial que es Bruguera.

En capítulos posteriores nos iremos enterando de cómo y por qué se van estos autores, de cual es la situación en la editorial en el momento del “cisma” y de cuales son las exigencias de los jóvenes talentos o del funcionamiento interno de Bruguera.

Escobar es uno de los principales protagonistas de la obra y a través de él nos narran como los sueños y el entusiasmo inicial se convierte en una frustración y una vuelta al redil empresarial que explota a sus artista, pagándoles poco, quedándose con unos originales que luego reutiliza una y otra vez para distintas reediciones, ya que como dice Rafael González, redactor editorial de Bruguera, “los lectores ni se enteran”.

Por otra parte, dentro de una realidad pesimista que refleja la obra, siempre podemos ver el lado bueno, y es que la salida momentánea de estos dibujantes dio lugar a la entrada de una nueva generación de artistas, encabezada por Francisco Ibañez, en donde tenemos a Figueras, Gin, Nadal, Raf o Segura.

Todo esto trae aires frescos a la historieta española con un estilo de dibujo más novedoso, pero como dice Paco Roca, en boca de Escobar ” la crítica social se ha perdido”, y es que detrás de esas primeras historias de Bruguera había una crítica social que pasaba desapercibida para la censura, y  un claro ejemplo sería el personaje de Carpanta.

1381316826161

Además de los mencionados Escobar, Ibáñez o Rafael González, nos vamos a encontrar con muchos personajes conocidos y sobre todo con situaciones cotidianas que son  producto de una gran documentación por parte del autor.

Si hablamos de Bruguera, no puede faltar Manuel Vázquez, el creador de Las Hermanas Gilda, el cual pone la nota de humor dentro de un relato que no deja  de ser triste.

Vázquez engaña una y otra vez al redactor de la editorial haciéndole pagar varios entierros de su padre, debe dinero a todo el mundo y  da lugar a varias anécdotas simpáticas a lo largo de la historia, pero  por otro lado reconoce tener  envidia de sus compañeros por que muy en el fondo sabe que su estilo de vida no le lleva a ningún lado.

EL INVIERNO DEL DIBUJANTE color salmon

Resumiendo, estamos ante una historia real, muy importante en el devenir de la historieta en España y que de haber salido de otra forma tal vez habría cambiado las condiciones laborales de dibujantes  que en ocasiones se iban a trabajar a Inglaterra en busca de un mejor salario, unos personajes reales muy bien construidos y que invita al lector a reflexionar, ya que detrás de una historia siempre hay un autor, y detrás de un autor, puede haber un mensaje.

Como complemento a la historia es imprescindible leerse el epílogo de Antoni Guiral Conti, titulado “La Esperanza del dibujante” en donde nos cuenta la rivalidad entre Bruguera, Buigas y  Valenciana  y como rivalizaban cabeceras como Pulgarcito, TBO y Jaimito, así como un anexo en donde nos detallan una breve biografía de cada uno de los protagonistas de la obra.

9788492769810
Título: El Invierno del dibujante

Guión: Paco Roca
Dibujo: Paco Roca

Editorial: Astiberri
Páginas: 128 A color
Precio: 16 €

 

José Ramón Álvarez García.

 

Deja un comentario