Se denuncian saldos ilegales en Dibbuks

dibbuks

Desde que saliera de la editorial Dibbuks su editor Ricardo Esteban, ahora trabajando con un gran catálogo para Nuevo Nueve, y tras la compra de la editorial por el grupo Malpaso que lleva arrastrando durante años varias polémicas, parece que la pequeña editorial de cómics madrileña no remonta cabeza. El último hecho para señalar negativamente a su grupo editorial han sido unos supuestos “saldos” que ha lanzado para su editorial a través de su página web donde presuntamente, se le acusa a la editorial de saltarse las prácticas habituales para hacer este tipo de descuentos y dejando de lado a sus autores y a las librerías.

Por parte de los autores, la Asociación profesional del guionistas de cómic, Argh! denuncian este hecho señalando que la editorial no ha notificado a los autores de estas obras ofertadas. Además desde su blog, puntualizan los aspectos legales de esta mala práctica:

Para tratar de justificar su acción (contraria a la ley), Malpaso hace una referencia al artículo 10 de la ley de la lectura, el libro y las bibliotecas (Ley 10/2007, de 22 de junio) que regula todo lo concerniente al precio de los libros y los supuestos en los que está permitido realizar una gran rebaja o un saldo.

Los dos supuestos a los que se refieren son:

h) los libros descatalogados. Se entiende que un libro ha sido descatalogado por el editor cuando no aparezca en su último catálogo o lo comunique por escrito a sus canales de distribución y venta y a la Agencia Española del ISBN o las Agencias autonómicas de ISBN correspondientes. La oferta y exposición de estos libros deberá realizarse separada y suficientemente indicada de la de los libros sujetos a precio fijo.

i) el librero o detallista podrá aplicar precios inferiores al de venta al público a los libros editados o importados transcurridos dos años desde la última edición siempre que hayan sido ofertados por los mismos durante un período mínimo de seis meses. La oferta y exposición de estos libros deberá realizarse separada y suficientemente indicada de la de los libros sujetos a precio fijo.

Sin embargo, en esa misma ley que MALPASO esgrime como si fuese una bula papal, tan solo un poco más abajo, dice:

2. A efectos de lo dispuesto en las letras h) e i) del apartado anterior, el editor deberá dar cumplimiento, en su caso, a lo establecido en el artículo 67 del Texto Refundido de la Ley de Propiedad Intelectual aprobado por Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril.

Nos consta, después de haber hablado con un buen número de los autores españoles de esas obras, que esos saldos se están haciendo vulnerando todo lo referente a dicho artículo 67 de la Ley de Propiedad Intelectual que regula los derechos de autor en caso de venta en saldo y destrucción de la edición.

Este es el artículo:

Artículo 67. Derechos de autor en caso de venta en saldo y destrucción de la edición.

1. El editor no podrá, sin consentimiento del autor, vender como saldo la edición antes de dos años de la inicial puesta en circulación de los ejemplares.

2. Transcurrido dicho plazo, si el editor decide vender como saldo los que le resten, lo notificará fehacientemente al autor, quien podrá optar por adquirirlos ejerciendo tanteo sobre el precio de saldo o, en el caso de remuneración proporcional, percibir el 10 por 100 del facturado por el editor. La opción deberá ejercerla dentro de los treinta días siguientes al recibo de la notificación.

3. Si, tras el mismo plazo, el editor decide destruir el resto de los ejemplares de una edición, deberá asimismo notificarlo al autor, quien podrá exigir que se le entreguen gratuitamente todos o parte de los ejemplares, dentro del plazo de treinta días desde la notificación. El autor no podrá destinar dichos ejemplares a usos comerciales.

Por lo tanto, desde ARGH! exponemos que:

1.- La editorial está obrando de forma contraria a la ley al no haber notificado a los autores que los ejemplares restantes de sus obras iban a ser saldados. No ha existido comunicación ni verbal ni por escrito de dicha acción.

2.- Algunas de las obras saldadas ni siquiera han cumplido los dos años que exige la ley desde la puesta en circulación de los ejemplares.

3.- Tampoco se ha ofrecido a los autores el ejercer derecho de tanteo antes de proceder al saldo.

4.- Estas prácticas por parte de la editorial son totalmente inadmisibles por la flagrante vulneración de sus derechos y por hacerlo desde el secretismo y la opacidad más absoluta para con los autores.

5.- Pretender saltarse una ley haciendo un uso torticero de otra, demuestra que Malpaso realiza una labor más propia de trileros que de una casa editorial. Además, implica un abuso y una falta total de escrúpulos que resulta vergonzante.

6.- Según el artículo 68 de la Ley de Propiedad Intelectual, todos y cada uno de los autores afectados, podría rescindir de inmediato el contrato de sus obras y exigir la retirada de los saldos además de la indemnización correspondiente.

7.- Recomendamos a todos los lectores y lectoras no adquirir ninguno de los títulos saldados ya que estarían contribuyendo al pisoteo de los derechos de los autores.

8.- La Ley de Propiedad Intelectual no es “opinable” ni se puede vulnerar según el antojo o las necesidades de algunos, es, por obvio y reiterativo que suene decirlo, una ley creada para proteger y garantizar los derechos de todos los implicados e implicadas en la creación de una obra.

Por otro lado, por parte de las librerías, estos saldos tampoco han sido notificados ni se reflejan en su distribución. Se produce de esta forma, una oferta estos títulos de forma exclusiva desde la editorial sin contar con los proveedores minoristas, las librerías, que en definitiva son sus clientes directos. Todo esto además se produce en tiempos difíciles para las pequeñas librerías especializadas que ya cuentan con un descenso de al menos el 50% de asistencia de sus clientes y tratan de competir a diario con la venta directa de algunas de sus editoriales, otra mala práctica digna de señalar.

Recientemente se han sucedido varios casos de este tipo de ofertas editoriales y el descontento de los profesionales crece a medida que se producen estos movimientos editoriales. A finales de 2019 la editorial Hidra ofertó todo su catálogo de Valiant favoreciendo su venta directa y por aquellas fechas, también se sorprendió a un portal de descuentos una oferta de todo el catálogo de Yermo sin consentimiento de su editor.

Aun se mantiene la espera de que se tomen medidas y que se produzca respuesta por parte de Malpaso.

Sobre Alfredo Matarranz

Fundador de Tomos y grapas. Friki y aprendiz de youtuber. Amante del cómic, el dibujo y cienes de frikadas varias. Poco más que añadir su señoría!

Comentarios “Se denuncian saldos ilegales en Dibbuks

Deja un comentario