CRÍTICA Batman v Superman: El amanecer de la Justicia

Batman v Superman

La avalancha de materiales con la que Warner Bros nos lleva inundando los últimos meses había logrado llevar nuestro hype en torno a Batman v Superman a las nubes. Pero también había asentado un peligroso temor, casi tan terrible como el de Bruce Wayne con los murciélagos… ¿se nos habían desvelado ya todas las sorpresas?

Saciada el ansia con el visionado, sacamos dos conclusiones: ni la película es para tanto, ni -por suerte- los tráilers y filtraciones desvelaron todas las sorpresas.

Batman v Superman

El gran descubrimiento de BvS es nuestro amigo Batffleck. Lo que en su momento parecía una apuesta excesivamente arriesgada (como en su día lo fueron las de Michael Keaton o Heath Ledger), se ha mostrado como un enorme acierto. El Batman de Ben Affleck es el auténtico rey de la función (escudado por un fenomenal Alfred interpretado por Jeremy Irons). Mola tanto que incluso Jesse Eisenberg se confunde y convierte a su Lex Luthor en un trasunto del Joker.

Se nota a la legua que Zack Snyder disfruta con Batman, que está ansioso por narrar una historia suya, más cercana a los mundos violentos y sombríos que le gusta crear, que las del hombre de acero. Siempre quedará la duda de cuánta mano ha metido el propio Affleck en la película. Pero no habrá sido poca, teniendo en cuenta que consigo se trajo a Chris Terrio, guionista de su galardonada Argo.

El problema de la película es que quiere asentar el cosmos deceíta a brochazos, sin dar espacio a los personajes a crecer y desarrollarse. Este es el mejor ejemplo de que las prisas no son buenas consejeras.

maxresdefault

Lo que Disney/Marvel ha tardado 8-9 películas en asentar, Warner lo ha querido hacer en dos. Y claro, como unidad, Batman v Superman se resiente. El caso es que da la sensación de que estamos viendo tres películas en una: la de Batman (con Wonder Woman de invitada), la de Superman (manteniendo el artificioso tono trágico de El hombre de acero) y la del melenudo Lex Luthor y una Lois Lane que sigue sin saber qué hacer después de dos entregas.

Cada una va por libre hasta que se juntan en las escenas de fiestas y cócteles para luego, como ocurre en muchos encuentros de una noche, si te he visto no me acuerdo. ¿Cuál es la consecuencia de esto? La principal es la divergencia de tonos e interés entre las distintas secuencias, con las de Batman, como decía, sobresaliendo por encima de las demás.

De forma aislada hay escenas muy poderosas, pero en conjunto el montaje no termina de funcionar, la acción, el meollo de la trama tarda en llegar y se resuelve en dos asaltos. Ocurre como en El hombre de acero, con un desequilibrio importante entre unas casuales escenas de acción y extensísimos momentos de caras taciturnas.

Batman v Superman

Los cacareados cameos de Aquaman y compañía, por su parte, llegan de forma atropellada y bastante deslucida, de hecho, el de Jason Momoa por ejemplo, parece un anuncio Pantene. Otra cosa no, pero a pelazo nadie gana a esta encarnación de Arthur Curry.

Quien sí que apunta maneras es Gal Gadot como Wonder Woman, en sus breves apariciones da pistas del carácter que podría tomar su aventura en solitario, pero su participación en Batman v Superman no deja de ser una excusa para vender muñecos y aumentar la cuota femenina. A nivel de guion no tiene demasiada justificación.

Batman v Superman plantea algunos debates interesantes, como el de los límites a los que deberían someterse los metahumanos, o la profundización en el símil mesiánico que condicionaba el grueso de El hombre de acero, pero es tanta la información que se quiere meter, y tantas las tramas que se quieren abrir de cara al futuro del universo cinematográfico, que estos aspectos se solventan de un plumazo, algunos -literalmente- a golpe de explosiones.

Batman v Superman

Con algún pequeño bajón de ritmo antes de la orgía final con Juicio Final como estrella invitada, el términos generales la cinta se deja ver bastante bien, mejora considerablemente lo visto en la película dedicada a Superman, pero aún así sigue estando lejos de ser un producto redondo. Los fanáticos del Caballero Oscuro y del kriptoniano solo verán cosas positivas, pero en términos objetivos, Warner/DC todavía no tiene claro qué hacer con sus personajes, lo único que sabe es que quiere que sus historias sean más “oscuras” y, a partir de ahí, de momento todo vale.

Sobre Daniel Lobato

Defensor de 'The Amazing Spider-Man' y el Universo Spider-Man en general, malvivo como periodista especializado en cine desde 2008. Hombre orquesta (escribo, grabo, edito...) en diversos medios, también soy cineasta en ciernes.

4 Comentarios “CRÍTICA Batman v Superman: El amanecer de la Justicia

  1. Coincido en que Batffleck es increíble, para mí desarrolló un gran personaje, refleja misterio, furia y seriedad característicos del Batman que muchos conocemos de las novelas gráficas de la empresa DC comics (Les comparto los horarios para poder verla de nuevo http://ar.hbomax.tv/movie/TTL607702/Batman-Vs-Superman-El-Origen-De-La-Justicia ), además de que ya había desarrollado a un Superhéroe en Marvel, a Daredevil. La película tiene acción, drama, desesperación, romance y maldad, todo lo necesario para mantenerme sentado en la butaca. Existen diversas críticas al respecto, sin embargo cada uno tiene su visión como fan.

Deja un comentario