NOTICIA El dibujante de Wonder Woman Liam Sharp firma en exclusiva para DC.

wonder-woman-liam-sharp
Liam Sharp
, quien actualmente se encarga de los lápices en Wonder Woman, junto con el escritor Greg Rucka y la también artista Nicola Scott, ha firmado un contrato en exclusiva con DC Entertainment, según anunciaba ayer mismo la propia página web de la editorial.

El contrato firmado implica tanto a DC Comics, como a su sello Vértigo, y tendrá una duración de dos años.

“Me sorprendió que tanto Dan Didio como Jim Lee me llamaran en relación a un contrato de dos años con DC Comics. Las ventas y la reacción de los fans de Wonder Woman ha sido tan asombrosa, que anuncia un retorno al nivel de popularidad que un personaje tan icónico se merece. Estoy encantado de estar asociado a Diana en su 75 aniversario. Estoy deseando ver las cosas que aún le quedan por delante a Wonder Woman.”

Por su parte, el editor en jefe de DC Entertainment, Bob Harras comenta:

“No podríamos estar más emocionados de que Liam venga a Washington DC y asegurarlo así en uno de nuestros títulos de más renombre de 2016. Yo sabía que necesitábamos un artista capaz de hacer cobrar vida de forma dinámica a Wonder Woman sobre el papel, y el trabajo de Liam es simplemente excepcional.”

wonder-woman-5-liam-sharp
El artista británico, que comenzó su carrera profesional con historias para 2000AD, y que aumentó su popularidad considerablemente cuando el superventas Gears of War llegó a las estanterías en 2008, ha estado trabajando tras ello constantemente tanto para Marvel como para DC, habiendo ilustrado a muchos de los más grandes personajes del cómic incluyendo a Batman, Superman y actualmente Wonder Woman. Liam es también fundador de la premiada Mamtor editorial y co-fundador de Madefire, donde publica digitalmente su obra magna, Captain Stone is Missing, obra creada en colaboración con su esposa, Christina McCormack.

El trabajo más reciente de Liam Sharp es Wonder Woman #5, que se encuentra actualmente a la venta en USA.

Sobre Angel Algar

Nacido durante la crisis de Naranjito, aprendí a leer gracias a los Mortadelos de antes de ir a dormir. De ahí mi romance con las historietas y los cómics. Después llegó la adolescencia y con ella la autolimitación de leer sólo Manga. Más tarde y, una vez pasada la edad del pavo y tras haber probado suerte como actorcillo de cortometrajes y escritor de guiones e intentos de novela, recientemente me reconcilio con el comic del que ahora disfruto plenamente sin limitación alguna de género u origen.

Deja un comentario