RESEÑA Capitán América. La primera luz del amanecer.

capitan-america-principal

Panini Comics continua la recopilación de material clásico de los grandes iconos de la casa de las ideas con ‘Capitán América. La primera luz del amanecer’, tomo que aúna la etapa que llevarían a cabo John Byrne y Roger Stern entre julio de 1980 y marzo de 1981 (números 247-255), cierran el libro dos números más de la serie, que no realizó la pareja), un especial de Frank Miller y el correspondiente anual.

Antes de comenzar a analizar estas aventura, hay que tener en cuenta lo que explica Ramón Foiseca en el prólogo y es que, pese al poco tiempo del equipo al mando de la serie, esta etapa es crucial en el desarrollo editorial del personaje puesto que recientemente las ventas sufrieron una fuerte caída por lo que se optó por juntar a Roger Stern y a John Byrne quienes en menos de un año dieron un giro de tuerca y consiguieron relanzar la serie.

Podemos dividir estcaptain-america248os nueve números en cinco “arcos argumentales”, entrecomillamos esto puesto que hay dos historias autoconclusivas que, probablemente, sean las más trascendentes de toda la etapa. Abre el recopilatorio un número que acoge el regreso del Barón Strucker, según avanzamos en la lectura nos damos cuenta de que es sólo un pretexto para contextualizar la psicología de Steve Rogers puesto que enseguida se recurre a un flashback que nos lleva a los años de la Segunda Guerra Mundial donde desarrolló sus primeras hazañas y como esto da paso a una aventura que se extenderá a lo largo de los dos números consecutivos e involucrará a otro enemigo, Dragon Man.

De alguna manera, y sin quitarle protagonismo al Barón, ya observamos aquí el interés de Stern por recuperar la esencia y el alma más clásica del centinela de la libertad, que el lector entienda que es un héroe fuera de su tiempo y como nunca se librará de los fantasmas de su pasado. Este tipo de historias consigue acercar al personaje a quienes lo desconocen y, a su vez, resulta estimulante para los lectores habituales ya que encontrarán guiños a los tebeos clásicos. Cierran esta historia los números 248 y 249 de la serie, donde el hombre dragón, enviado por el Barón Strucker, se enfrentará al Capitán América al más puro estilo Kirby.

captain-america-250

El número 250 es quizá el más especial de toda la etapa, ya que, rompe con el esquema tradicional del cómic de superhéroes. En esta historia no existe villano y Steve Rogers se enfrenta directamente a su sociedad cuando esta se empeña en convertirle en presidente de los Estados Unidos. Lo que hace más grande a este acontecimiento es ver como Stern entiende la idea del superhéroe, lo que los ciudadanos esperan de él.

Se invierte el sentido de la responsabilidad y el héroe deja de ser una referente de la seguridad ciudadana para convertirse en un icono político y la gran pregunta será ¿Espera más un ciudadano de un héroe de identidad desconocida o de un personaje político? Y, efectivamente, al no verse capacitado y comunicárselo a su pueblo la decepción se personifica y se pierde la confianza en él.

captain-america-250-interiorEsto podría derivar en una asociación directa con Civil War, Mark Millar (2007) donde la seguridad nacional sale a debate tras un incidente que los superhéroes no saben moderar; el punto común está en la falta de confianza que muestra el pueblo en ambas obras, por un lado a finales de los 60 tras la muerte de Kennedy y los distintos escándalos que involucraron a la Casablanca, y en el reciente 2007, el terrorismo islámico o las guerras de Alfganistan e Irak. La respuesta social se haya, como siempre ha sucedido, en la ficción y estas dos obras no se podían haber dado sin su adecuado contexto histórico.

Los cuatro números siguientes desarrollan dos historias de corte muy clásico: la primera de ellas el enfrentamiento a Batroc a bordo de un barco en los muelles neoyorquinos y la segunda, desarrollada en Inglaterra vemos al Capitán América enfrentarse a la terrible amenaza de un vampiro o criatura infernal que atemoriza a un pueblo de la campiña. Aunque la estructura sea muy clásica, se trata de una historia cuyo contenido y temática es poco usual en el cómic de superhéroes ya que tiene toques de terror y el uso de la tinta y el color la convierten en una aventura tétrica y oscura.

Concluye lacaptain-america-255-interior colaboración Byrne / Stern en el número 255 de la serie, un tebeo especial que revisaba los orígenes del personaje y vuelve a contar la historia del muchacho de Brooklyn que tras alistarse en el ejército es sometido a un experimento que le aportará habilidades extremas y al confeccionarle un traje y escudo especial se convertirá en un héroe de guerra e icono nacional. De alguna manera, la historia que aquí se recoge tiene un concepto muy meta ya que 255 números después, se revisa el origen de un personaje (que en su universo es un icono nacional) trascendiendo de ese universo para ser una representación gráfica de la idea del sueño americano y la libertad.

Cierra el tomo un peculiar número dibujado por Frank Miller, el annual del año y los números 256 y 257 dos números de transición que abrían paso a la etapa De Matteis. No hay nada que sobresalga en estos cómics, pero son un interesante complemento además de tener un importante carácter completista en la recopilación española.

capitan-america-primera-luz-amanecer

Título: Capitán América. La primera luz del amanecer

Guión: Roger Stern, John Byrne, Frank Miller, Bill Manto, Mike W. Barr, David Michelinie
Dibujo: John Byrne, Frank Miller, Gene Colan, Lee Elias
Color: Bob Sharen, George Roussos, Glynis Wein, Hannigan

Editorial: Panini Comics
Formato: Rústica con solapas
Páginas: 320 páginas. A color
Precio: 30 €
Fecha de publicación: Noviembre 2016

Sobre Alejandro Manzano

Peter Parker es mi pastor nada me falta. Siempre ocupado. A ratos leo tebeos, a ratos devoro películas. Trasuntadísimo, muy friki y más raro que un perro verde. En el nombre del Capi, la Hulka, Spidey y ¡Amén!

Deja un comentario