RESEÑA Juan Buscamares, de Félix Vega

juan buscamares

Chile es un país que hechiza. Su rica cultura y sus leyendas la hacen mágica, la Pachamama ejerce un poder sobre su tierra que impregna a todo aquel que se acerca de un halo espiritual, que en pocos lugares del mundo se siente tan especial. Y bajo este influjo, casi mágico, y detrás de todo esto, nos llega en forma de cómic algo que es difícil de asimilar, Juan Buscamares.

Juan Buscamares es una obra de otro tiempo. Una obra realizada en los 90 por Félix Vega, autor primerizo por aquel entonces, que sin saber bien cómo, ha dado en la tecla de lo intangible con una simpleza que se confunde con lo complejo.

Pero no os tenéis que dejar engañar, está obra tiene tiempo, ya fue publicada por Norma en varios álbumes, cuatro para ser precisos, los capítulos que originalmente contenía esta obra, que ahora se rescata con ciertas mejoras por Planeta Cómic para hacernos desenterrar una obra que bien merece estar mucho más arriba y con más alta estima por parte del aficionado.

La obra abre con un epílogo refiriéndose a los Capacocha, un extraño ritual Inca donde se depositaban enterrados vivos a ciertos niños en medio de las montañas. Y tras está inusual referencia, daremos un salto en el tiempo para descubrir cómo la tierra vive en sus últimos momentos.

Nos veremos en una tierra desolada, donde el agua se ha evaporado y los mares se han secado. La civilización tiene que sobrevivir afinada entre barcos varados y esqueletos de monstruos marinos, en medio de un “sálvese quien pueda” por sobrevivir un día más.

Con esas dotes de Mad Max y cualquier tipo de obra post apocaliptica, Juan buscamares, su protagonista, se presenta subido en un extraño barco a motor. Un hombre taciturno y solitario que vaga en medio de este caos de desesperanza.

A este, se le suma Aleluyah, una mujer que ha escapado de su familia, que durante su infancia, la han estado usando como moneda de cambio sexual por agua. Un personaje deshumanizado que lo único que ha aprendido es a utilizar su cuerpo para sobrevivir.

Entre presentaciones y varias situaciones de acción, se nos irán presentando varios sueños de este Juan. Un hombre que poco a poco, iremos descubriendo qué es la clave para que vuelva la abundancia y por lo tanto los mares y las aguas.

A través de esto, Félix Vega hace una analogía religiosa que nos recuerda al éxodo en medio de este maremagnum de seres deshumanizados en una ópera frenética dónde se mezclará lo real con la leyenda y lo imaginario con la propia historia.

A través de un lenguaje simple, y recursos sencillos, poco a poco se va conformando esta obra que entenderemos su complejidad estructural con una danza narrativa en la que reina la simpleza, que nos ha llevado de un lado a otro encadenando todo perfectamente.

Las referencias a la obra quedan muy claras más allá de las historias utilizadas para cometerla. La religión, la leyenda y la cultura Inca queda en primer plano implícito en un maravilloso cierre final.

Habrá quien se quede con la forma de la obra, o simplemente con la acción que en ella se desarrolla con ese sabor a Mad Max Pero lo grande de esta obra es el fondo, su significado, su simbología y si llegamos a entenderlo, cosa que no es difícil, nos parecerá mucho más.

Habrá también quién se atreva, algún insensato habrá… en hacer mala mención del uso de la sexualidad de esta obra. Un punto importante explorado a partir del personaje de Aleluyah. A través de ella, se nos habla de la explotación sexual y el poder de este, cosa que aprovecha el personaje y nos da momentos de auténtico clímax en un derroche de intensidad donde el sexo se confunde con el amor y viceversa.

El apartado artístico no podría ser menos para esta obra. Una ambientación simplemente perfecta, conceptos e ideas modernas y antiguas, incluso steampunk, que no chocan en ningún momento sino que consiguen fusionar perfectamente, además con una paleta de color que no podría ser más real.

Juan buscamares es una epopeya que ha sabido mezclar muchos elementos, muchos de ellos ya vistos y muy utilizados, pero con un fondo que le otorga su propia brillantez. Simplemente una obra espectacular y una de las joyas del cómic chileno que bien merece ser más reconocida.

Sobre Alfredo Matarranz

Fundador de Tomos y grapas. Friki y aprendiz de youtuber. Amante del cómic, el dibujo y cienes de frikadas varias. Poco más que añadir su señoría!

Deja un comentario