RESEÑA El Hombre Menguante, de Richard Matheson, Ted Adams y Mark Torres


La novela ‘El hombre menguante’ de Richard Matheson tiene una interesante adaptación al mundo de la viñeta en este tomo publicado por Planeta Cómic.

Scott Carey es un hombre que tras exponerse a una misteriosa niebla, mientras estaba pescando en un barco, comienza a sufrir un extraño efecto secundario: Su cuerpo reduce de tamaño día a día de una manera acelerada. Alertado por este hecho nuestro protagonista tratará de encontrar una cura visitando los mejores médicos, pero ningún especialista es capaz de encontrar una cura, por lo que Scott está condenado a continuar menguando.

En este gran clásico de la literatura de ficción seremos testigos de la amargura y las penalidades por las que tendrá que pasar Scott, y conoceremos de manera directa toda la agonía y la crisis existencial que provoca esta irremediable situación. Veremos cómo página a página el cuerpo del protagonista va menguando y tiene que afrontar la gran cantidad de problemas y dificultades que le impondrá su situación. Veremos desde los problemas que le provoca pasar a tener la estatura de un niño hasta, ya avanzada la historia, como debe afrontar los peligros de un mundo gigante para un hombre minúsculo, un hombre al que hasta una araña se le presenta como un gran coloso.

El guionista Ted Adams y el dibujante Mark Torres adaptan esta novela en esta recopilación de los 4 números USA que componen esta miniserie de IDW.

El ritmo de esta adaptación está muy bien conseguido, y pese a que nos encontramos ante una lectura rápida y de pocas páginas, conseguirá mantener nuestra atención como lectores mientras que en nuestra cabeza reviviremos ciertas imágenes y fotogramas de la famosa película. Algunos de los diálogos de la novela han sido trasladados palabra por palabra en algunos momentos de la obra, esto es solo un ejemplo de como la adaptación guarda toda la fidelidad a la idea original y el gran trabajo y cariño que ambos autores pusieron, trabajando codo con codo, en ‘El Hombre Menguante’.

El dibujo de Torres se presenta como algo funcional y que trata de centrarse en la narrativa más que en el detalle y el preciosismo, en unos trazos rápidos, sencillos, en ocasiones bruscos a la hora de retratar las sombras y el movimiento en las escenas de acción, que en ocasiones logra darnos composiciones de páginas curiosas. Quizá la mayor pega que podemos encontrar en Torres es el mal trabajo a la hora de representar los rostros, poco trabajados y de poca estética.

Hay que destacar como un gran aliciente para este cómic los artículos incluidos como interesantes extras en las que los autores nos explican el proceso creativo y contaremos con material biográfico del autor de la novela original así como un repaso por la historia de la novela y película.

Por encima de la pretensión de crear un incunable los autores han decidido entregarnos una obra entretenida y cargada de factor nostálgico. Un tomo que funcionará como curiosidad para aquellos amantes de la Ciencia Ficción más clásica, y servirá para que nuevos lectores y personas que no se hayan acercado a la novela puedan tener una aproximación al enorme mundo de un ‘Hombre Menguante’.

Sobre Daniel Brun

Lector de cómics, noctámbulo, catedrático en Mignología y espeleología de fondos de estante, reptiliano conspiranoico , iniciado en la magia del Caos, y en mis ratos libres trato de presentar y poner orden en el programa de radio 'Tomos y Grapas'... Aunque eso ya lo sabíais.

Deja un comentario