NOTICIA El origen del Sandman de Dark Nights: Metal

Dark Nights

Advertencia de SPOILERS. El siguiente artículo puede contener spoilers de Dark Nights: Metal #1.

‘Dark Nights: Metal’ está repleto de revelaciones y sorpresas, con personajes que aparecen de todo el Universo DC. El más sorprendente de todos, es el que fue revelado en la última página presentándose como ‘Dream of the Endless’.

Y es que se trata ni más ni menos que de uno de los personajes más grandes de Vertigo; aunque ésta no es la versión más conocida del personaje, el cual sería Morpheus, el Sandman protagonista de la mayoría de la serie de Neil Gaiman, sino que se trata de la encarnación que una vez fuera un niño llamado Daniel Hall, quien sucedió a Morpheus como El Señor de los Sueños. Pero a pesar de que Daniel podría no sonarnos en un primer momento, su conexión con el Universo DC se remonta a la edad de oro de los cómics.

Para entender de dónde viene Daniel hay que viajar a Tierra 2, donde residió originalmente. Hijo de Hector Hall y Hippolyta “Lyta” Trevor, fue reclamado por Morpheus para ser su sucesor como el Señor de los Sueños. Lyta acabaría perdiendo la cabeza, furiosa con Morpheus porque estaba destinado a quitarle a su hijo, por lo que invocó a The Kindly Ones para que le mataran. Curiosamente, sería esta venganza la que acabaría llevando a Daniel a ser ascendido como el Dream of the Endless.

Dark Nights

La reaparición de Daniel después de una década sin duda plantea un montón de preguntas, pero quizás la mayor sea cómo su participación en ‘Dark Nights: Metal’ podría vincular a la de su abuelo, Carter Hall. Teniendo en cuenta la aparición de Daniel justo después de que Batman descubriera el diario de Carter escondido en Wayne Manor, parece que Snyder y Capullo planean darnos precisamente una reunión de la familia Hall.

Dark Nights

Sobre Angel Algar

Nacido durante la crisis de Naranjito, aprendí a leer gracias a los Mortadelos de antes de ir a dormir. De ahí mi romance con las historietas y los cómics. Después llegó la adolescencia y con ella la autolimitación de leer sólo Manga. Más tarde y, una vez pasada la edad del pavo y tras haber probado suerte como actorcillo de cortometrajes y escritor de guiones e intentos de novela, recientemente me reconcilio con el comic del que ahora disfruto plenamente sin limitación alguna de género u origen.

Deja un comentario